¿QUÉ COMPRAR, CARTUCHOS ORIGINALES O COMPATIBLES?

¿Son realmente baratos?

La respuesta es que tienen un precio justo, aunque frente a los originales parecen realmente una ganga. El parecer tan baratos es el argumento que esgrimen algunas marcas originales para crear la duda sobre la calidad de los compatibles en el consumidor, la estrategia es la misma que siguen ahora con las marcas blancas teniendo en cuenta todo esto, la pregunta es...

¿Por qué no probar el compatible? Son productos con garantía, así que no tengo nada que perder, y aún así, sería prudente comprobarlo, si no me convenciese habré gastado el coste de la prueba, coste muy inferior a lo que me costaría el original, además probablemente lo consumiré igualmente, así que perder, lo que se dice perder, no pierdo nada.


QUÉ HAY QUE SABER SOBRE LOS CONSUMIBLES DE IMPRESIÓN

Existen diferentes tipos de cartuchos de tóner y tinta en el mercado para un mismo modelo de impresora. Los más usados hasta ahora, debido principalmente al desconocimiento sobre los productos compatibles, son los originales. Éstos, como se sobre entiende, son los elaborados por el mismo fabricante de la impresora o por algún fabricante asociado a este, quien a menudo fabrica también los compatibles.

Los compatibles son productos fabricados con los mismos procesos de producción que los originales, no tienen nada que ver con los antiguos cartuchos rellenos o reciclados que daban tantos problemas.

Además del producto original y del compatible, nos encontraremos también con el remanufacturado, que es la evolución lógica de los cartuchos rellenos, aquellos que aportaron tan mala fama al sector. El remanufacturado se elabora de una forma mucho más controlada y profesional, aportando muchísima más calidad que aquellos.

Actualmente podemos decir que es un cartucho relleno al que se le han cambiado las piezas defectuosas o gastadas y al que se le han pasado nuevos controles de calidad. En muchos casos estos llegan a mejorar la calidad de los originales, además de la capacidad de impresión o número de páginas impresas, algo muy habitual también en los compatibles, donde existen modelos de alta capacidad que llegan a duplicar las impresiones del original pese a costar menos.

La elección del consumible de impresión que vayamos a utilizar es importante, sobre todo por el coste que puede suponer ya que, como es sabido, el coste del consumo multiplicará al de la impresora con creces, sobre todo si la usamos a menudo. Por eso es importante comprobar que alternativas existen al original y hacer algunas pruebas con cartuchos compatibles o remanufacturados, ya que si obtenemos la misma calidad por un precio que puede llegar a reducirse hasta en un 80% en algunos casos, es obvio que no desperdiciaremos nuestro dinero. Esto es algo que ya han comprobado muchos países europeos.

En España la penetración del mercado de estos artículos está progresando a buen ritmo debido a diferentes factores que no son difíciles de imaginar. Cuestiones Legales a tener en cuenta. Los Fabricantes de originales defienden su producto con argumentos más que discutibles, el original es mejor, el original no estropeará su impresora, si no usa original perderá su garantía, es obligatorio usar el original… la mayoría de estos argumentos ya hemos visto que no son ciertos, y con respecto a la garantía, no se preocupe, el cartucho no es una pieza de su impresora, sino una pieza de recambio, por lo que entra en la categoría de suministros, y sobre los suministros la Directiva Europea declara que ningún fabricante puede obligar a usar exclusivamente sus consumibles, además obligará a los fabricantes a diseñar cartuchos fáciles de rellenar o reciclables, así que como mucho solo pueden recomendar el uso del original, en ningún caso exigirlo, y mucho menos amenazar con una pérdida de garantía.

¿Afectará a mi impresora y su garantía no usar cartuchos originales?

No. La respuesta es rotunda y clara. Ni los cartuchos de tinta ni los tóner son considerados como elementos integrales de la impresora. Se consideran consumibles o repuestos de consumo, por lo que son creados para ser cambiados. Y los clientes tienen libertad para elegirlos de la marca y tipo que consideren adecuado.

“La Directiva Europea declara que ningún productor, importador o distribuidor puede obligar legalmente a comprar suministros exclusivos como condición de la venta del equipo o para dar al cliente el servicio de garantía. La Directiva Europea 2002/96/CE impide que los fabricantes originales introduzcan trabas a la reutilización, los obliga a que hagan recargables los cartuchos y no exista una exclusiva monopolística sin que puedan comprar al resto”. El parlamento europeo votó a favor de una directiva sobre la reutilización de dispositivos eléctricos y electrónicos (Waste Electrical and Electronic Equipment Directive, WEEE). Según la WEEE, los fabricantes de impresoras tienen la obligación de hacer sus cartuchos de tinta recargables y también deben abstenerse de acciones que imposibiliten la recarga y que obliguen al usuario a comprar sólo cartuchos originales.

Existen dos tipos de garantías en las impresoras: la garantía legal y la garantía comercial adicional.

La garantía legal es la que da el fabricante. Es de 2 años y por ley está obligado a cumplirla.

La garantía comercial es un valor añadido que puede darnos el fabricante, por ejemplo, un tercer año adicional cumpliendo una serie de condiciones (normalmente comprar sus propios consumibles). Esta es la única que podríamos perder en caso de no utilizar los mismos repuestos de la marca.

Por lo demás, hay que regirse por las normas del libre mercado y, mientras no se infrinjan las patentes de fabricación y se respeten las leyes, no hay motivo para perder la garantía.

Dado que cada vez hay más clientes que se decantan por consumibles no originales, las marcas intentan poner todo tipo de objeciones ante cualquier problema. De ahí la importancia de que tengamos claro cuáles son nuestros derechos y qué podemos reclamar.